LA LÍNEA DE FAVORECER LA ENSEÑANZA CONCERTADA FRENTE A LA PÚBLICA NO PARECE TENER FIN

No es nada nueva en nuestra comunidad la descarada desfachatez de nuestros actuales representantes políticos a la hora de discriminar a la escuela pública frente a la concertada.

STEA ya presentó varias solicitudes a la Consejera de Educación para que ante la inminente publicación de la orden de admisión de alumnos en los centros de infantil y primaria:

  • Se detenga la tendencia a reducir el número de aulas casi exclusivamente en centros públicos salvando del descenso de alumnado el número de aulas concertadas.
  • Se revisen las ratios de los centros privados concertados y se supriman los conciertos de aquellas unidades que no cumplen las ratios establecidas, tal y como ya denunciamos el curso pasado con centros de Zuera que finalmente la administración tuvo que reconocer.
  • Se tengan en cuenta las Sugerencias del Justicia de Aragón y del Consejo Escolar de Aragón y finalmente la sentencia del Tribunal Superior de justicia de Aragón.  La coincidencia es total en cuanto a la gravedad que está teniendo el elevado número de alumnado social o académicamente desfavorecido en algunos centros públicos. Finalmente el Departamento de educación en vez de afrontar la gravedad del problema denunciado, ha optado por recurrir la sentencia del TSJA.

Además denunciábamos que:

En la práctica, se está ralentizando la construcción de nuevos centros educativos públicos a la vez que se favorece la construcción de privados concertados, como en Cuarte o en Zaragoza-Sur. O se construyen centros pequeños en relación con las necesidades del entorno como el caso de Valdespartera 2.

La administración sigue en su línea pero no nos cansaremos:

Volvemos a insistir en que queremos que se construyan los centros públicos necesarios para cubrir la totalidad de la demanda y no se priorice y apoye a toda costa la construcción de centros privados como el de Cuarte o Valdespartera, que se utilice suelo público para la construcción de centros públicos y no se ceda a empresas privadas permitiendo que se lucren con éste fin.

Queremos recordar el negocio que han estado haciendo y hacen ciertas tramas y empresas con los centros concertados. Es vergonzoso que se pretenda concertar un centro como el de Cuarte (que todavía no existe), de forma inmediata para el curso 2015-2016, sin saber si estará finalizado. Dejando en el olvido la construcción de un nuevo centro público.

La administración es cómplice de los casos de corrupción que salpican a estas empresas por promover descaradamente su negocio y destinar dinero público para financiarlos.

¡Basta de conciertos! Es momento de criminalizar a los cómplices necesarios de esta corrupción.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: