STEA-i LLAMA A TODA LA COMUNIDAD EDUCATIVA A LA HUELGA GENERAL DE EDUCACIÓN DEL 24 DE OCTUBRE.

Desde STEA-i hacemos un llamamiento a la participación de toda la comunidad educativa en la Huelga General del próximo 24 de octubre.
Llevamos más de un mes de curso escolar ¿Y que se ve en el horizonte? Continúa la tramitación de la LOMCE y se mantienen y se profundiza en los recortes al sistema público educativo, lo que significa (no sólo, aunque ya sería demasiado) el aumento de las ratios en las aulas y el despido de profesores y profesoras interinos…, también una concepción de la escuela segregadora, elitista y otros muchos más adjetivos imposibles de digerir y que atentan contra la dignidad de las personas y contra el propio sustantivo “educación”.
Y aquí estamos, pese a tantas voces en contra, la mayoría absoluta del PP (lograda con el 44 % de los votantes) hará que se mantenga la letra y el espíritu del proyecto Wert; siguen en su empeño de devastación del sistema educativo público.
A STEA no nos es posible entender los brutales recortes en todos los servicios públicos fundamentales, ¿o ya no se entiende lo que es “servicio público”?. En cuanto a la inversión en educación ya estábamos por debajo del PIB medio europeo y de un tiempo a esta parte seguimos debilitando más y más el sistema: menos presupuesto, menos ayudas, menos profesorado,… más alumnos por aula, más exámenes de reválidas…. ¿Hasta la extenuación? Tal vez podríamos probar a restar políticos “con intereses propios” en lugar de servicios básicos y hacer que los responsables del gobierno sean responsables del gobierno.
Para STEA-i lo que se vislumbra en el horizonte es irreconciliable con nuestro concepto de educación y sistema educativo públicos; un negro panorama que queremos evitar a toda costa porque la contrarreforma anunciada se inspira en principios neoliberales y conservadores y desprecia valores democráticos e igualitarios. Para los que creemos y luchamos por la educación pública, y somos muchos, este intento de desmantelar el sistema y de conducirlo a “otro negocio para algunas manos”, todo el apoyo a la privatización, tanto desprecio a nuestras aportaciones… no nos deja más alternativa que extremar nuestra oposición y nuestra lucha por la escuela pública que queremos. No podemos callar, tenemos que gritar más.
La oposición de STEA-i a la LOMCE se mantiene y seguimos reivindicando su retirada. Esta oposición la podemos sintetizar en los siguientes puntos:
1.- Es un proyecto que incumple la Ley Orgánica de para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.
2.- Es un proyecto de ley que supone una contrarreforma ideológica, que también quiere potenciar la religión católica en la educación.
3.- En un proyecto que carece de diagnóstico previo y que consolida los recortes en
educación.
4.- Un proyecto que afecta muy negativamente al profesorado y a sus derechos como funcionario, despreciando el trabajo del profesorado interino.
5.- Un proyecto que empeora el diseño del currículum.
6.- Un contrarreforma que acaba con la participación de la comunidad educativa en la gestión de los centros.
7.- Una contrarreforma que quiere medirlo todo para establecer ranking y potenciar la enseñanza privada.
8.- Una contrarreforma que va contra la pluralidad lingüística del Estado español.
Consideramos que las actuaciones que se imponen no servirán para mejorar la calidad de la enseñanza; las consecuencias de su aplicación serían desastrosas para la formación y la educación de nuestros jóvenes y para el conjunto de la sociedad. ¿Qué buscan: la segregación, la vuelta a contenidos propios del siglo pasado, al autoritarismo, el clientelismo….? NO, NO LO QUEREMOS.
Creemos necesario que se repiense cómo y quién debe prestar el servicio público de la educación, cómo y quién puede ser garantía del derecho a la educación de la ciudadanía de un país; desde STEA entendemos, como la inmensa mayoría de la sociedad, que deben ser los poderes públicos, y que la enseñanza privada concertada debe ser subsidiaria de la pública.
En este curso desde STEA-i continuarem os defendiendo y propugnando un pacto por la enseñanza pública, un “compromiso social por la escuela pública”, en el que se consensuen medidas para mejorar el sistema, en el que se superen dos de los graves problemas que enturbian e impiden la mejora del sistema, la religión confesional en el currículum y los conciertos, esto haría posible que se potenciara la escuela pública, la que vertebra nuestro sistema educativo, la que está en todos los pueblos y ciudades, en todos los barrios y aldeas, a la que asiste cerca del 67% del alumnado del conjunto del Estado, la que hace que la etapa de escolarización obligatoria sea una etapa de convivencia entre escolares, con los iguales y con los distintos, una etapa que contribuye con esta convivencia al mejor desarrollo democrático de una sociedad cada día más diversa, más múltiple, más plural. Un pacto para una enseñanza pública de calidad, equitativa, emancipadora, integradora, igualitaria y respetuosa con las lenguas y culturas propias de cada territorio y con las diferencias individuales, sociales y de sexo, laica y gratuita.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: