Wert no vengas, no hay nada que celebrar

El acto de inauguración del  inicio de curso universitario ha sido desconvocado por el rector de la UZ. Se ha suspendido ante la “certidumbre de alteraciones” que pudieran acabar en “graves incidentes” apuntaban desde la Universidad de Zaragoza.

Entendemos que la certidumbre de alteraciones se refería a ese recorte de más de seis millones en las partidas de infraestructuras, a el descenso en ayudas y becas en más de un 23,56%, a recortes en la Agencia de Calidad, disminución del número de plazas y en general expulsión de los estudiantes con menos recursos.

Los graves incidentes entendemos que son la hipoteca de las familias, el descenso de la calidad educativa y en general el aumento de las desigualdades.

Un ministro de educación debería ser el principal servidor público de la educación, impulsar políticas de igualdad y sobre todo defender siempre la educación pública.

El ministro Wert ha dado suficientes muestras de insensibilidad y sordera social como para que ahora  rectifique. Este hombre ha conseguido unificar el criterio de todo el mundo sobre él y el ministerio que dirige, sin importar la tendencia política ni comunidad autónoma a la que se pertenezca. Una persona tan incapaz de lograr acuerdos y generar consensos, con tantas limitaciones y tanto cinismo nunca debiera haber sido ministro, así que sólo esperamos su cese (ya que él también es incapaz de dimitir) , que sería el primer servicio que podría hacer nuestro gobierno a la educación del país.

 En resumen, nos alegramos de que no venga. No hay nada que celebrar. Aragón habla fuerte y claro: No queremos un ministro como Wert. Reflexiona. Dimite.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: